nuevo relato

MI ALUMNA NIKOLETA

Hello, Hola, Halo…

“Hola Ama, Hola Perra…”

Así daba comienzo mi primera sesión con Ama Lucía. Diez minutos antes había estado super nerviosa preparando todo: la luz, poniendo la camara, bucando la ropa, y mínimamente vistiéndome…. Dejadme que me presente: Soy una crossdresser, o por lo menos eso quiero. Mi nombre es Nikoleta, y estoy en entrenamiento a las ordenes de Ama Lucía.

Y creedme, todas necesitamos entrenamiento si queremos vernos como nos imaginamos y soñamos. Así que por una suerte de azar llegue hasta sus manos.

“Hola Ama… PORQUE NO TE VEO!!!!!”

De inmediato tuve que poner la camara. Me moría de vergüenza. Ella la puso al conectar, y para aumentar mi vergüenza, estaba detrás una mujer guapísima, Ama Lucia, con su cabellera suelta y vestida de forma normal, con un escote que dejaba ver su hermoso pecho, pero sin mostrar nada mas de lo debido. Enseguida me di cuenta de que estaba en buenas manos.

La vergüenza solo aumento. Estoy pasada de kilos. Lo se, y por eso me daba mucha vergüenza Reconocer tu panza es difícil, sobre todo cuando sabes que no haces nada para que se vaya pero cada día piensas.. mañana empiezo… cuantas excusas y cuanta auto complacencia necesitamos a diario y nos llevan a donde no queremos estar? Mejor no respondamos y trabajemos…

Y como era de esperarse no tardo ni dos segundos en decirlo. “Estas pasada de kilos!!!!! Tienes que hacer ejercicio..” Jo, y yo que escondia la panza todo lo que podia. Pero si, al final la sueltas, te enderezas y buscas la poca dignidad que te queda.

Fue el momento mas mágico de todos. Entre en un lugar al que nunca había ido (y he estado en todo tipo de lugares extraños) un lugar fantástico, donde perdía todo el control sobre mi misma, aun en medio de una terrible vergüenza.

“Estas muy vestidita tu…” me dijo. “Haber veamos que tenemos aquí, muéstramelo todo.” Me senté frente a la camara, cruce las piernas y me di un giro para un lado y para otro. “Muéstrame el sujetador…” Entonces me enderece y empece a desabrochar los botones de mi blusa. Es una blusa negra, que compre hace mucho tiempo, medio transparente, que tienes las mangas tres cuartos y suben los botones hasta bien arriba del cuello.

“Estas nerviosa?” me pregunto Ama Lucia. Debió notar que me temblaban las manos un poco, mientras iba desabrochando uno a uno los botones. Finalmente le mostré mi sujetador. “Mmm…” Se hizo el silencio. Y luego dijo “Hay que bajar de peso. Estas a dieta?” Cada pregunta suya era como una orden que apuntaba en mi “diminuta cabeza” para luego seguirla. “Pesate y haremos unas metas para que adelgaces. También tienes que conseguir un relleno, y otra blusa, que con esa nadie se va a fijar en ti.”

Siguió dándome explicaciones del relleno y de la blusa. “Consigue una con mas escote, mas atrevida, roja. Un picardias tambien te vendría bien. Algo muy atrevido y sexy… que se te vea”.

Solo de recordar sus palabras entro en ese lugar mágico donde estoy a merced de sus ordenes, imaginándome en una blusa roja muy escotada con el sujetador y el relleno y el picardias. Me encanta.

“Ponte de pie”. Esa tanga la vamos a cambiar por un culotte. Y la faldita si que vale”. La faldita también la tenia de hace mucho. Y las sandalias igual, hacen juego con un poco de dorado que tiene la falda y las sandalias. Pero esto yo no lo había visto, me lo hizo notar Ama Lucia. Cuanto camino me hace falta!!!!

“Las uñas, manicura!!!!”, y el vello del pecho “depilación pero no con cuchilla sino con cera!!!!”, son ordenes en mi “cabeza diminuta”. Así como ir a la tienda a comprar un sujetador y probármelo en la tienda!!!!.. me voy a morir de vergüenza seguro

Finalmente me dejo. Quede en na especie de nube fantástica de la que me cuesta salir. Y que me ha motivado a escribir estas líneas. Espero que la vuelva a ver pronto y que mis deberes esten completos y sean de su agrado.

Así que aquí estoy, mas desnuda que nunca.

Nikoleta.

Deja un comentario