arrastrate a mis pies cerdo

3 pensamientos en “arrastrate a mis pies cerdo

  1. Buenos días Diosa. Le escribo para agradecerle que ayer me permitiera hacerle ese pequeño obsequio y para dejar constancia que desde entonces no he dejado de pensar en Usted. Quiero que sepa que me dejo en estado de shock y que aún no he asimilado lo que ayer sentí al verla y derrotado por la impresión que me causó que se dirigiera a mí y me rebajara y humillara para ponerme en mi lugar. Realmente es Usted una Diosa y yo me arrodillo para decirle que deseo poder seguir estando a sus pies.

Deja un comentario